¿Intereses, Misión o Pasión? Parte II

Ya que comentamos que el probar cosas nuevas y cambiar de rumbo en un mundo amplio y lleno de oportunidades no es nada incongruente (siempre y cuando no dejes las cosas sin terminar ni dejes a las personas colgadas).

Ahora ¿qué es esto de seguir tu pasión, misión o interés?

Sinceramente creo que podemos tener muchos intereses y que no precisamente esos son tu pasión o misión de vida.
Para iniciar dejaré de decir misión de vida o pasión ya que estas palabras tienen un peso enorme que no necesitamos cargar, cuando tratamos de hacer algo que nos deje satisfechos y nos permita vivir de eso. A poco no suena más sencillo esto último.

Pasión, misión interés, son sólo palabras.

¿Cómo sabrás cuál es tu “pasión” o misión si no pruebas tus intereses primero?

De qué depende elegir cuál interés de los muchos que tienes se volverá lo que harás el resto de tu vida..

¿Por qué, si tienes muchos interés y habilidades y eres bueno en muchas cosas habrías de elegir solo una opción?

¿Por qué esa única opción tiene que ser tu única misión de vida?

Te invito a que dejes esos pensamientos y me sigas el juego con esta percepción.

Cómo te suena, si de pronto eliges varios intereses, los pruebas y evalúas cómo sería si cada uno de esos intereses pudieras hacerlo mas frecuente, que resultados podrías tener?

Seguro alguno de esos intereses te encantaría dedicarle mucho tiempo pero no ves un “futuro productivo” en el, esto no significa que lo tienes que abandonar, significa simplemente que es algo que te gusta y quieres y puedes si así lo decides dedicarle el tiempo suficiente para estar feliz, sin que interrumpa otras actividades que también te hagan feliz pero que te vuelvan mas productivo.

¿Qué te parece?

No dejas lo que te gusta y te hace feliz, pero en el momento en que tu evaluación no va con todo lo que tu imaginas que debería cumplir, ese es tu indicativo, de que puedes continuar con el, además de buscar otra actividad que sí cumpla con todo tu concepto.

No es probar, escoger, evaluar y desechar. Es probar, sentir, evaluar y continuar probando y llenándote de actividades que te hagan feliz y de las cuales tengas claro que algunas tienen una única función de darte felicidad y habrá otras que te darán productividad.

Nada más, ahora esto aplica al mundo real? Claro que si!!

Simplemente has hecho el proceso al revés, desechaste lo que te gustaba, no probaste ni evaluaste si cumplía con todas las opciones y sólo elegiste lo que socialmente estaba frente a ti.

Pero es el mismo proceso, sólo que en diferente orden, siendo así, podrías tener lo todo lo que quieres sabiendo qué, sí cumple con todo lo que necesitas y deseas y lo que no, ponerlo en otra etiqueta de lo que sólo me hace feliz a lado de la etiqueta, lo que me hace feliz y productivo.

¿Qué te parece la idea de no tener que renunciar a todo lo que te gusta?

¿Crees que es posible?

Cuéntame!

Si necesitas ayuda para retomar la dirección de tu camino escríbeme [email protected]

Enviándote luz,
Elizabeth

Leave a Reply

Your email address will not be published.