No Dejes Que Tus Miedos Te Detengan

Cuando tienes esa vocecita en ti que te dice, sigue adelante, puedes hacerlo, atrévete y sientes que simplemente no puedes moverte ni actuar, sabes bien que el miedo volvió a ti una vez más.

Es un sentimiento familiar pero no importa cuanto tiempo lo conozcas, siempre te deja en mal estado, te desanima, te frustra, y te pone triste, así que es hora de hacerlo a un lado.

¿Qué debes hacer?

  1. Reconoce el sentimiento, siente, eso lo hace real y lo es! No lo ocultes, nota la intensidad, el lugar donde se siente, qué emoción te provoca, el miedo se disfraza de muchas formas, dale nombre. Lo que no reconoces no se puede tratar.

2. Acéptalo, es parte de ti, si alguien te dice que nunca ha sentido miedo, puedes estar seguro que no es una afirmación cierta, ya que tú mismo sientes miedo de manera regular, es natural, es parte de nosotros y no es malo! El miedo nos ayuda a identificar nuestro rumbo, nos pone a analizar dónde vamos bien o mal, nos emite una alerta. El problema radica en enfocarnos en el miedo, en lugar de verlo como una señal.

3. Quítale el peso, siguiendo el tema anterior, ya que aceptaste que el miedo es una emoción más y es parte de todos. Ahora no le des tu total atención, no te quedes encerrado en ese síntoma y cómo lo haces? Ríe, ocúpate, habla con alguien, soluciona. Es decir, quítale el peso, no le des valor, es sólo una emoción más.

4. Transfórmalo, mi forma favorita de transformarlo es por medio de la risa, de toda situación trato de reírme y decir, -ahí voy otra vez, pero ya te detecté y decirme esto, me hace reírme, relaja la situación y aleja mis pensamientos actuales. Ahora, también puedes sacar provecho y aprender de esa emoción, tomar tu sentimiento y lo que te causa y decidir ver la cara de la otra moneda, este es un magnífico ejercicio, no todo es malo, todo tiene su luz y oscuridad. Y esa emoción seguro tiene su contraparte, encuéntrala.

Lee “El Despertar de Consciencia y Tu Oscuridad” aquí. 

5. Actúa, ya lo dije antes, ocúpate y deja de preocuparte. Ya sabes cuál es tu emoción, ahora ¿que harás al respecto? Se trata sólo de sentir y no darle fuerza o es algo recurrente que sigues cargando de antaño. Busca soluciones, si es hablar con alguien, estudiar, prepararte, practicar, investigar, perdonar, probar… lo que sea, hazlo! La única forma de tener un cambio es actuando y creándolo.

Lee “¿Sabes Cómo Organizarte?” aquí. 

6. Mini Pasos, no corras, ponte mini metas diarias, actividades fáciles y prácticas donde puedas apreciar el avance que tienes sin agobiarte. Es mejor hacer 2 o 3 actividades, a ponerte 10 actividades que sabes que sólo te crearan ansiedad, resistencia y culpa y que no cumplirás.

Lee “La Ansiedad y Tú” aquí. 

7. Pide Ayuda, el enfrentar nuestros miedos no es tarea fácil, y debe hacerse con el debido acompañamiento, ya que no podemos salir de nuestro estado mental nosotros mismos por que solo lograremos darle vuelta a lo mismo.

Lee “La Resistencia al Cambio y Tú” aquí.

8. Se Compasivo, honra el esfuerzo que realizarás y hazlo de la manera más amorosa y paciente para ti. Es tu camino, nadie más lo vive, ni lo entiende como tú. Aplaude tu valentía y tus ganas de crecer y afrontar cada situación. Ten paciencia y amor hacia ti.

 

Recuerda: No eres la única persona en esta situación, hay mucha ayuda a la cual acudir y sobre todo, es algo que sin lugar a duda tiene solución!

 

Si necesitas ayuda para enfrentar tus miedos escríbeme [email protected]

 

Enviándote luz,

Elizabeth

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.